A personas en Snapchat e Instagram

A algunas, no a todas, porque aclarar eso es importante en Internet.

Es poético que los momentos que compartimos desaparezcan después de 24 horas, como los días mismos, que en cuanto suena el despertador nuestra misión sea retratar el cielo, la exquisita composición de las nubes, la flora y fauna dentro de las ciudades en ese ángulo que lograste posando en posiciones incomodas sin importar las miradas de los demás, porque en realidad no importa, no importa esperar a probar esa deliciosa comida si al final sabe tan bien como se ve en nuestras fotos.

Podemos estar seguros que ni nuestra primera o última taza de nuestra bebida a favorita protestará por todas las fotos y vídeos, ¿Pero qué ocurre con las personas? con los desconocidos que capturamos o con las amistades a las que apuntamos con la cámara sin su consentimiento explícito, que sin importar que se muevan para intentar salir de la toma o cubran su rostro, continuamos enfocando entre risas.

Si lo anterior no está en tus prácticas, probablemente identificas a personas que lo hacen entre conocidos o influencers ¿El que desaparezca en 24 horas nos excusa para violar el derecho a la privacidad de los demás y cuál es nuestra responsabilidad al continuar viendo sin decir nada?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s