Bahías

Después del escape a San Miguel de Allende, una vez más, salgo del trabajo con el cielo aún amaneciendo. La maleta ya está lista pero el peso me hace dudar que todos esos tutoriales para empacar hayan servido de algo.

Los tres días sin dormir, sumados al poco sueño de días pasados finalmente pesaron en mis párpados y desperté con el aeropuerto de frente. Me disculpé sin necesidad con Mauricio, el conductor de Uber, porque él conocía perfectamente los turnos nocturnos en hotelería. 

En el aeropuerto desayuno un cuernito mientras intento usar MileHi, el Tinder para aeropuertos, por curiosidad pero el cansancio me vence. Llegué a la Ciudad de México, que se ha convertido en mi escala favorita para cualquier viaje, continué durmiendo.

Recuerdo despertar para cambiar mi lugar de siesta, un sombrero con un pájaro azul brillante en la cabeza de una persona a la que sonreí y vagamente las caras de los viajeros cerca de los que decidí dormir, tal vez también babear un poco.

Subí al avión, una señora me pidió cambio de asiento para estar junto a su esposo y poder cuidar ambos de su hijo pequeño. En cuanto ví al niño me apresuré a conocer a mi nuevo compañero, un señor en sus 60’s llamado Samuel. Él viajaba con dos parejas y suficientes temas de conversación para espantar el sueño.

Es increíble como personas separadas por varias décadas pueden tener tantas cosas en común, conocerse y marcharnos por caminos separados en la entrada del aeropuerto donde ya nos esperaban a ambos.

Corrí hacia Geraldine tan rápido como mi maleta me lo permitía y partimos hacía la aventura: El primer día, caminamos hacia una playa llamada “Arrocito” porque las pequeñas piedritas en su playa parecen precisamente eso y después bañamos la sal en el cloro de la alberca.

Captura de pantalla 2016-07-01 a las 14.32.46

Huatulco es un pequeño pueblo cuya vida nocturna se resume a dos clubs nocturnos con nombres frutales cerca de la zona hotelera, lo cual lo hace un lugar ideal para descansar… o no, si decides sentirte exploradora de National Geographic refiriéndote al ecosistema como selva baja caducifolia mientras fotografías naturaleza y retratas a tus amigos.

HUX257

Recomendaciones extraídas de la Guía para sobrevivir en Huatulco por Geraldine Almanza, edición especial para personas distraídas y/o citadinos normalmente alejados de la fauna silvestre o mundo salvaje:

Presta atención: Antes de tocar algo, asegurate de que es lo que piensas. Ejemplo: Las mangueras pueden ser serpientes, al igual que las ramas y revisa tus zapatos antes de usarlos porque son cómodas guaridas para animales pequeños.

Se precavido:  Fíjate donde pisas y considera que si hay agua hasta las piedras de apariencia más sólidas, pueden no estarlo, aparte de resbalosas para agregarle una pizca de peligro. Aún si no hay agua, esto puede ocurrir, al terreno le encanta dar sorpresas.

Cuida: Sé limpio, siempre lleva una bolsa de basura para recoger basura que encuentres en la playa, mi tip es cargar guantes para recoger elementos de dudosa procedencia y mucha paciencia. Respeta las indicaciones, no uses bronceadores o bloqueadores antes de bucear o practicar snorkel para evitar dañar el coral. Síguelas incluso en las playas virgenes que no tienen los enormes letreros de actividades prohibidas.

Respeta: Sobre el espacio de los animales, no seas su paparazzi. Nosotros somos los que compartimos suelo con ellos, aunque lo pensemos al revés y no conocen el significado de propiedad privada, así que por ningún motivo dejes puertas o ventanas abiertas. No porque sean de apariencia tierna o lo hayas visto animados en películas pienses que pueden ser tus amigos, especialmente si los escuchas hacer sonidos extraños, tómalo como advertencia seria y retírate lentamente.

HUX265.jpg

Las opciones de actividades o tours se ajustan a todos los niveles de energía, en los ríos pueden practicar distintos deportes de agua, en el mar dar tour por las bahías en un catamarán, snorkelear, bucear, probar tu condición física en el enorme Parque Eco-Arqueológico de Copalita, visitar cascadas, seguir veredas que sólo los locales conocen hacía playas vírgenes o asistir a eventos para disfrutar del talento local como en Huatulco Idol, degustar comida caminando por su centro y admirando las artesanía intentando no gastar todo tu presupuesto.

Para dormir, puedes desde rentar una casa o departamento, hasta uno de los varios hoteles y hostales que se encuentran cerca del centro o de las playas, pueden leer para reservar habitaciones aquí.

Antes de viajar deben tener en cuenta que Oaxaca es uno de los estados en constante protesta al gobierno con bloqueos en sus carreteras, por lo que es muy probable que tengan problemas de movilidad. Sean empáticos con la situación de los lugares a los que viajan, mi recomendación es escuchar tanto como puedan y evitar hacer juicios. En el conflicto de la CNTE hay tantas personas involucradas como afectados, en mi experiencia de una minúscula parte de ello, es algo inmensamente confuso.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s