#50SombrasDeGrey

Consentimiento es una decisión informada, continua, consciente, entusiasta, libre y basada en la equidad de poder, es un acuerdo antes de tener sexo o cualquier cercanía física.
Con el estreno internacional de “50 Sombras De Grey” en el día de San Valentín (2015), es imposible evitar el tema de la violencia, especialmente la sexual dentro de una sociedad que la ha normalizado tanto que la justifica. Tener relaciones sexuales sin consentimiento, es abuso sexual o violación y se define como:
Actitudes y comportamientos que realiza una persona sobre otra, sin su consentimiento o conocimiento y para su propia satisfacción sexual. Va desde la amenaza, al engaño, la seducción y/o confusión. Podemos hablar de abuso siempre que el otro no quiera o sea engañado, (incluso dentro de una relación de pareja). Es un acto que pretende dominar, poseer y/o cosificar a la persona a través de la sexualidad. Unas veces el agresor actúa desde la violencia explícita hacia la víctima, que se siente impotente, desprotegida y/o humillada. Otras veces, se vale de la confianza en él o ella depositadas para desde la cercanía de una relación afectiva, romper los límites de la intimidad e introducir elementos eróticos, (sobre todo en niños y preadolescentes). Establece una relación confusa, irrumpiendo no sólo en su sexualidad, sino en el conjunto de su mundo afectivo y vivencial. En estos casos, el abuso no es sólo sexual sino que también se da un abuso de confianza. (Rompamos el Silencio)

Para ser capaz de dar consentimiento debes tener la edad mínima que establece el estado o país en el que vives, la capacidad de tomar decisiones informadas por ti mismo sin ser presionado o convencido.

Hay maneras en las que alguien podría tratar de obligarte a hacer cosas sin forzarte físicamente, estas pueden incluir:
  • Hacerte sentir estúpido o mal por decir que “no”.
    • “No pretendía burlarme. Nunca he tenido esta conversación de forma tan explícita. Eres tan inexperta… Lo siento.” – Christian Grey
  • Animado a beber mucho alcohol o tomar drogas para hacerlo más propenso a tener relaciones sexuales.
    • “¿Te apetece más champán? Te está envalentonando, y necesito saber lo que piensas del dolor” – Christian Grey
  • La manipulación de las emociones, por ejemplo diciendo “Si me quisieras lo harías”
    • “Es muy sencillo, Anastasia. ¿Confías en mí o no?” – Christian Grey
  • Ser acosado para tener relaciones sexuales. (Inserte aquí todas las ocasiones en las que Christian se aparece sin ser invitado, rastrea su teléfono o viaja hasta el otro lado del país para verla).

Cuando una persona es el receptor de los avances sexuales, él o ella pueden ser incapaces de dar su consentimiento para cualquier conducta sexual, si están intoxicados y si la persona que solicita el sexo también está intoxicada, él o ella tiene una menor capacidad de discernir la capacidad de la otra parte para dar su consentimiento, pero esto no los exonera del delito de violación.

Consentimiento para algún tipo de actividad sexual no significa consentimiento para todo, se requiere permiso para cada acto y puede ser retirado en cualquier momento. Si se cambia de opinión, es tu derecho hacerlo, incluso si la persona ha dado consentimiento antes, necesita pedir permiso la próxima vez.

La buena comunicación entre los involucrados es indispensable, especialmente la no verbal como el lenguaje corporal porque las maneras en las que podrían manifestar que no desean hacer algo son infinitas y las personas pueden encontrar difícil decir que no quieren tener sexo por miedo, confusion o vergüenza:

  • Si la persona está relajada es probable que se sienta cómoda, si está tensa, puede estar nerviosa o asustada y probablemente están tratando de ocultar lo que sienten realmente.
  • Si alguien te deja de besar, no quiere ser abrazado o tocado, podría ser una señal de la falta de consentimiento.
  • Si no estás seguro, también es idea detenerte.
Debes respetar los límites del otro constantemente e intentar convencer a alguien de tener relaciones sexuales también es violación, nadie jamás obligado a dar su consentimiento y puede retirar su permiso en cualquier momento, incluso si estaban de acuerdo antes, y estas son algunas señales de alerta:
  • Te presiona o te hace sentir culpable por decir que no.
    • “No hay nada ruin en ti, Anastasia. No quiero que pienses eso. No he hecho más que comprarte unos libros antiguos que pensé que te gustarían, nada más. Bebamos un poco de champán.” – Christian Grey
  • Te hacen sentir como que “debes” – porque estás saliendo, o que te dieron un regalo, etc.
    • “Esto es tan… Quiero pensar que está mal, pero de algún modo sé que no es así. Para Christian está bien. Es lo que él quiere y, después de estos últimos días… después de todo lo que ha hecho, tengo que echarle valor y aceptar lo que decida que necesita, sea lo que sea.” – Anastasia Steele
  • Reaccionan negativamente (con tristeza, ira o el resentimiento) si no das consentimiento inmediatamente.
    • “Me está costando una barbaridad no follarte encima del capó de este coche ahora mismo, para demostrarte que eres mía y que, si quiero comprarte un puto coche, te compro un puto coche —gruñe—. Venga, vamos dentro y desnúdate.” – Christian Grey
  • Ignoran tus deseos, o no prestan atención a las señales no verbales que podrían demostrar que retiraste el consentimiento.
    • “Se me saltan las lágrimas. Dios, esto es peor de lo que pensaba, mucho peor que los azotes. No se está cortando nada. —¡Cuatro! —grito cuando el cinturón se me vuelve a clavar en las nalgas. Las lágrimas ya me corren por la cara. No quiero llorar. Me enfurece estar llorando. Christian me vuelve a pegar. —¡Cinco! —Mi voz es un sollozo ahogado, estrangulado, y en este momento creo que lo odio. Uno más, puedo aguantar uno más. Siento que el trasero me arde. —¡Seis! —susurro cuando vuelvo a sentir ese dolor espantoso, y lo oigo soltar el cinturón a mi espalda, y me estrecha en sus brazos, sin aliento, todo compasión… y yo no quiero saber nada de él—. Suéltame… no… Intento zafarme de su abrazo, apartarme de él. Me revuelvo. —¡No me toques! —le digo con furia contenida” – Anastasia Steele
Ahora, hablemos de Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión y Sadomasoquismo, hay maneras tanto saludables como éticas para combinar consensualmente el sexo y el dolor. Requieren autoconocimiento, habilidades de comunicación, y la madurez emocional para hacer que el sexo sea seguro y mutuamente gratificante.
En el libro se asocia el sexo con la violencia, pero sin el contexto del BDSM sobre el cuidado mutuo, placer mutuo y el respeto mutuo, requiere todas las cosas que cualquier relación sana y segura requiere: la confianza, la intimidad, la vulnerabilidad, el respeto, equidad … y lo más importante, consentimiento, elementos que no se cumplen entre ellos.
Anastasia participa en actos sexuales que la hacen sentir incómoda, confundida, usada, etc. algunas veces porque piensa que perderá a Christian si no acepta, otras porque está embelesada con su físico.

“Nunca haría nada que no quisiera hacer, Christian. Y mientras lo digo, siento que no estoy del todo convencida, porque en estos momentos seguramente haría cualquier cosa por el hombre que está sentado a mi lado. Pero mis palabras funcionan y Christian se calma.” Anastasia Steele

Ella cumple con el perfil de una víctima de abuso sexual y el consentimiento no existe en todo el libro porque ella no decide por si misma, tampoco toma decisiones informadas, es manipulada por Christian, que la convence de todos los actos abusando de su inexperiencia, mientras es acosada constantemente por “el controlador”, como ella lo llama.  Ella nunca se encuentran en equidad de condiciones para expresar verbalmente su negativa, pero aún así, con lenguaje no verbal demuestra su resistencia. Había un contrato, hablaban y tenían palabras de seguridad, que ella nunca uso porque su relación no era saludable ni consensual.
He leído a varias personas comentando que ella dio consentimiento, y entiendo las partes que pueden causar confusión, porque ella aparentemente da consentimiento para algunas cosas, mientras Christian hace otras y ahí es cuando se invalida el discurso porque la falta de consentimiento está en lo que ella no dice, en cómo se siente después… Ella termina llorando después de cada encuentro “sin saber por qué”, eso no es síntoma de una relación consensual.

Para mi el tema central es el abuso, primero en Christian porque en el estado de Washington la edad mínima para dar consentimiento es 16 años y el tenía 15 cuando Elena o la Sra. Robinson lo sedujo y porque esa misma violación se la repite a Anastasia durante toda la novela.

El argumento es aburrido, dos personas muy diferentes se conocen y experimentan una atracción tan potente que les impide estar separados por mucho tiempo, intentan tener una relación… pero el “BDSM” se interpone en su camino.

“Katherine suele chincharme diciéndome que me falta el gen de buscar novio, pero la verdad es que no he conocido a nadie que… bueno, alguien que me atraiga, aunque una parte de mí desea que me tiemblen las piernas, se me dispare el corazón y sienta mariposas en el estómago. A veces me pregunto si me pasa algo. Quizá he dedicado demasiado tiempo a mis románticos héroes literarios, y por eso mis ideales y mis expectativas son excesivamente elevados. Pero en la vida real nadie me ha hecho sentir así.”

Tanto el amor como los amores en la literatura, rigen las expectativas de Anastasia, y fomentan el síndrome de la damisela en peligro que la llevan a romantizar alertas claras de violencia:

“¿Qué estaría dispuesta a hacer para ser suya? Es el único hombre que ha conseguido que sienta la sangre recorriendo mis venas. Pero también me pone de los nervios. Es difícil, complejo y poco claro. De pronto me rechaza, más tarde me manda libros que valen catorce mil dólares, y después me sigue la pista como un acosador. Y pese a todo, he pasado la noche en la suite de su hotel y me siento segura. Protegida. Le preocupo lo suficiente para que venga a rescatarme de algo que equivocadamente creyó que era peligroso. Para nada es un caballero oscuro. Es un caballero blanco con armadura brillante, resplandeciente. Un héroe romántico. Sir Gawain o sir Lancelot.”

Christian sólo quiere tener el control y, tener sentimientos es algo nuevo para él también. Al parecer el primer amor de ambos es su único amor apoyándose en el mito del “amor verdadero”, pero es preocupante que después de toda la violencia, ella haya logrado salvar a ese hombre perturbado y violento de su obscuridad, como la única excepción a la regla… poniendo un ejemplo que pudiera poner a muchas personas en peligro porque muy pocas mujeres logran sobrevivir una relación abusiva, refiriéndome a que conservan su vida y lograron escapar, no a que viven felices con su agresor.

Según mis cálculos todo transcurre en un mes, entre Vancouver y Seattle, no pasan tanto tiempo juntos, tampoco pasan suficientes cosas, pero las páginas se llenan con los pensamientos de Anastasia, que no son muy interesantes pero te pueden sacar de quicio.
El acoso de Christian es lo que mantiene el trama unido, lo cual es perturbador. La protagonista es Anastasia y en cuanto comienzas a leer te encuentras con los problemas de autoestima e imagen corporal que tiene.

“…Toda mi vida he sido muy insegura. Soy demasiado pálida, demasiado delgada, demasiado desaliñada, torpe y tantos otros defectos más…” – Anastasia Steel

La manera en la que se comparaba con otras personas para sentirse aún peor consigo misma, entre otras situaciones que salen a relucir más tarde en la historia, resaltan la tendencia autodestructiva que trascendía hacia todas sus relaciones.

Ella habla mucho del amor que le faltó a Christian, pero me da la impresión que se está proyectando muchas veces por lo poco que nos habla de su niñez y familia. Creo que ella quería cuidarlo como ella no fue cuidada, mientras él quería tener el control que no tuvo, para cerrar el circulo de la codependencia y dan rienda suelta a la violencia porque ella comienza a intentar manipular a Christian.

“—¿Así que el que te toquen es uno de tus límites infranqueables? —Sí. Ya lo sabes…Pero mi motivo es otro. Si hago esto por él, quizá me deje tocarlo” -Anastasia

Se gradúa sin ningún tipo de experiencia y queda a la merced de Christian, que con su manera obsesiva de ejercer el control me hace pensar que todo el drama de “No soy el hombre para ti, pero no puedo alejarme de ti”, no es más que pura manipulación porque citándolo a él:

“Los negocios tienen que ver con las personas, señorita Steele, y yo soy muy bueno analizándolas. Sé cómo funcionan, lo que les hace ser mejores, lo que no, lo que las inspira y cómo incentivarlas. Cuento con un equipo excepcional, y les pago bien. —Se calla un instante y me clava su mirada gris—. Creo que para tener éxito en cualquier ámbito hay que dominarlo, conocerlo por dentro y por fuera, conocer cada uno de sus detalles. Trabajo duro, muy duro, para conseguirlo. Tomo decisiones basándome en la lógica y en los hechos. Tengo un instinto innato para reconocer y desarrollar una buena idea, y seleccionar a las personas adecuadas. La base es siempre contar con las personas adecuadas.” – Christian Grey

Otro personaje es Katherine Kavanagh, joven muy inteligente con habilidades detectivescas que la hacen percibir algo peligroso en Christian e intenta advertirle a su amiga… pero el tema de Elliot siempre la logra distraer y hace que se olvide del mundo en el que vive su amiga. Su preocupación hacia el tema me parece inconstante y descuidada, ya que empeoró algunos de los problemas que tenía Anastasia con sus imprudentes ganas de ayudarla.
Luego José Rodriguez, que con su deslumbrante “sonrisa hispanoamericana” hace que Anastasia olvide que intentó abusar de ella:

“…José, estoy bien. No pasa nada. Intento apartarlo sin demasiada energía. —Ana, por favor —me susurra. Me agarra y me acerca a él. —José, ¿qué estás haciendo? —Sabes que me gustas, Ana. Por favor. Con una mano me mantiene pegada a él, y con la otra me agarra de la barbilla y me levanta la cara. ¡Va a besarme…! —No, José, para… No. Lo empujo, pero es todo músculos, así que no consigo moverlo. Me ha metido la mano por el pelo y me sujeta la cabeza para que no la mueva. —Por favor, Ana, cariño —me susurra con los labios muy cerca de los míos. Respira entrecortadamente y su aliento es demasiado dulzón. Huele a margarita y a cerveza. Empieza a recorrerme la mandíbula con los labios, acercándose a la comisura de mi boca. Estoy muy nerviosa, borracha y fuera de control. Me siento agobiada. —José, no —le suplico.No quiero. Eres mi amigo y creo que voy a vomitar.”

Se utiliza un lenguaje insoportablemente repetitivo, entre las referencias constantes a sus genitales como “mi sexo”, su “diosa interior” y la misma descripción del orgasmo, fue doloroso continuar leyendo. Las interacciones son mecánicas, siempre interrumpidas por los labios de Anastasia o como se sonroja. Los encuentros sexuales y el erotismo son reducidos a gemidos, gruñidos y venidas.

Si esperas una experiencia erótica vas a quedar decepcionado, a mi parecer no hay nada interesante, el BDSM es muy ligero para considerarse provocador.
Pero si debo sacar algo positivo del libro, es que no volveré a leer sobre la “diosa interior” de Anastasia Steele y que gracias a que este libro hace un trabajo excelente en mostrar las deficiencias de nuestro sistema educativo en materia de sexualidad, espero que las mismas personas que imponen una educación basada en la abstinencia y en el miedo, mejor se asusten de la violencia para que comiencen las discusiones en torno al consentimiento, la educación sexual positiva, etc…
Por último, para las personas que dicen “Relájate, es sólo un libro”, claramente no conocen la influencia que han tenido los libros en nuestra sociedad, somos criaturas de imitación y el problema es que si tenemos dificultades para identificar relaciones abusivas en los medios, en la vida real estamos perdidos.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s